Inicio
  Bienvenida

 
 
La Institución
 

Historia
Labor y Objetivos
Nuestro lema
Las señoritas
Hermana Carmen
San Antonio

 

Miscelánea
  Galería de fotos
Testimonios
Publicaciones
 
Noticias
 

Actualidad
En el recuerdo

Contacto
  E-mail
El Colegio
  Nuestra Casa
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Antiguamente el dormitorio era un gran salón en el piso alto dotado de amplias y numerosas ventanas, en el que las camas estaban simétricamente distribuidas.

Hoy en día hay numerosos dormitorios, a lo largo de un pasillo, con tres o cuatro camas cada uno. Cada dos de ellos están comunicados entre sí, teniendo en común un pequeño cuarto de baño.

Llega la noche y el descanso es una necesidad del cuerpo y del alma. Las niñas se acuestan y poco después se oye el acompasado rumor de sus respiraciones. Todos los dormitorios quedan absortos en una paz sublime, plástica de la que emerge un mundo maravilloso de ilusiones, de aspiraciones, de anhelos.

 

Cada sueño es un inmenso castillo de ilusiones en el que las niñas viven las horas nocturnas. En la puera del castillo hay un ángel de centinela, es el ángel custodio de cada niña.

Nosotras entramos de puntillas a la luz de la luna que va curioseando los rostros dormidos, sorprendiendo un diálogo sin palabras entre cada niña y su ángel, diálogo de sonrisas y de afectos, de tú a tú, de ángel a ángel.