Inicio
  Bienvenida

 
 
La Institución
 

Historia
Labor y Objetivos
Nuestro lema
Las señoritas
San Antonio

 

Miscelánea
  Galería de fotos
Testimonios
Publicaciones
 
Noticias
 

Actualidad
En el recuerdo

Contacto
  E-mail
El Colegio
  Nuestra Casa
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Queridas hermanas:

Cuéntenme cómo están todas ustedes. Quiero que estén todas bien porque son mis segundas madres, por lo menos así lo sigo sintiendo y así lo haré siempre. Han sido ocho años de felicidad, los que he pasado allí y en los que he aprendido a ser una persona por la que todo el mundo que me conoce aprende a quererme rápido y verdaderamente, en el fondo, agradezco a mi madre que me llevara allí para educarme, y me dieron la educación más bien dada, más que lo que ella me hubiera dado jamás, me dieron unos valores, cuya vida llevo ahora estupendamente.

¿Saben? Mi matrimonio es como una asombrosa historia feliz, hasta teniendo a dos revoltillos por hijos, todo me va estupendamente, mi marido y yo somos almas gemelas. Hace ya por lo menos cinco años que no discutimos por lo más mínimo, nos compenetramos a la perfección y todo lo debo a esos valores que me enseñaron ahí, por eso en mis oraciones las tendré siempre en cuenta, y espero verlas en poco tiempo, en cuanto pueda iré a verlas, porque el año pasado no fuí y por lo menos una vez al año tengo que ir a verlas. Bueno, no sé que más contar, ¡ah! recen mucho por mi hija, tiene un oído un poco fastidiado, lo tiene perforado, si no se le cierra la perforación tendrán que hacerle un injerto, pero va para largo. El médico tiene que ver si se le cierra primero, con el tiempo, pero por ahora está bien, por lo menos no le duele, ¿vamos a ver este invierno? Bueno, muchos besos y abrazos y que Dios las bendigan.

D.ª Ana M.ª Ortiz Moya