Inicio
  Bienvenida

 
 
La Institución
 

Historia
Labor y Objetivos
Nuestro lema
Las señoritas
San Antonio

 

Miscelánea
  Galería de fotos
Testimonios
Publicaciones
 
Noticias
 

Actualidad
En el recuerdo

Contacto
  E-mail
El Colegio
  Nuestra Casa
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Hoy guardo muchos recuerdos de cómo conocí a la Srta. Ana y a la Srta. Guillermina cuando comenzaban su andadura. Desde el principio, me hicieron ver que, el "camino de la alegría", pasa por delante de la casa de la pobreza y del desprendimiento.

Luego, casualidades de la vida, cuando me casé, fuí a vivir a su lado y, con mi marido, tuvimos la suerte de compartir muchos momentos con ellas viendo como estaban dispuestas a sacrificar su vida para aliviar las necesidades de "sus niñas" haciéndoles sus días más llevaderos. Dios le dio a ellas el don de la Caridad y encontraron el modo de seguirle en su vida de sacrificio, prestando alivio y consuelo. La caridad con todos. Un amor tierno y respetuoso educando a cada una de sus niñas.

Nosotros y nuestros hijos hemos vivido su ejemplo, ver cómo han sido pobres con los pobres, con qué humildad tenían que pedir de puerta en puerta de cada pueblo cercano. Hemos aprendido a ver la felicidad que se siente y la alegría de que es bañada el alma de quién ayuda a los demás.

Tampoco puedo olvidar a la Srta.Ana cuando, ya enferma, cada noche la acostábamos y siempre con un agradecimiento en su boca. Ellas son un ejemplo de que el amor de Dios, todo lo puede, todo lo llena de gozo, supera las penas que nos trae la vida y baña el alma de consuelo y paz.

Es difícil encontrar explicaciones a unas vidas tan admirables pero si entramos en el Colegio San Antonio encontraremos escrito en sus paredes "Todo hay que hacerlo por amor a Dios" , casi nada...

D.ª Librada Barba Borrego